Infusión de Arándanos

La infusión de Arándanos es un remedio natural múltiples patologías de nuestro organismo. Nos ayuda a aliviar la dismenorrea y enfermedades del tracto urinario. También es muy eficaz a la hora de reducir los niveles de colesterol malo como el exceso de toxinas en nuestro cuerpo.

Además, esta bebida es un potente antioxidante natural que nos ayuda a evitar el envejecimiento de las células de nuestro cuerpo y a mejorar cualquier problema que podamos sufrir en nuestra vista.

ANTES DE NADA, ¿QUÉ SON LOS ARÁNDANOS?

Son unos frutos, en forma de baya, de color blanco cuando germinan que se vuelven de un rojo muy característico al madurar. Son muy comunes a la hora de preparar postres y mermeladas debido a su sabor dulce. También existen licores elaborados con estos deliciosos frutos.

¿CÓMO HACER LA INFUSIÓN DE ARÁNDANOS?

Para preparar esta bebida tan beneficiosa para nuestro organismo tan solo necesitamos un recipiente para calentar agua. Yo siempre recomiendo una tetera, aunque se puede poner un cazo en el fuego o poner un vaso con agua en el microondas.

INGREDIENTES:

  • 3 arándanos rojos.
  • 2 hojas de arándanos.
  • 1 taza de agua.

PREPARACIÓN:

  • Triturar hojas y arándanos.
  • Calentar el agua en un recipiente.
  • Cuando el agua comience a hervir, añadir el triturado y hervir 10 minutos.
  • Transcurrido el tiempo, apagar el fuego y dejar reposar 2 minutos tapado.
  • Colar, endulzar si fuera necesario y servir.

PROPIEDADES Y BENEFICIOS DE LA INFUSIÓN DE ARÁNDANOS

Tomar esta bebida natural nos aporta muchos beneficios a nuestro organismo como pueden ser:

  • Reducir colesterol.
  • Depurar organismo.
  • Tratar dismenorrea.
  • Evitar úlceras y gingivitis.
  • Mejorar problemas de visión.
  • Evitar envejecimiento.
  • Tratar enfermedades del tracto urinario.

CONTRAINDICACIONES ARÁNDANOS

Infusión de Arándanos

Se prohíbe su consumo a mujeres embarazadas y en estado de lactancia ya que puede entrañar un riesgo para la salud del bebé. No se recomienda su consumo a personas con alergia a la aspirina, ya que uno de los componentes de estos frutos también se encuentra presente en este medicamento. Un consumo excesivo puede provocar trastornos digestivos, ganar peso y hasta generar piedras en el riñón.