Infusión de Cebolla


La infusión de Cebolla es una bebida recomendada cuando nos encontremos enfermos, ya que nos ayuda a calmar la tos, a bajar las fiebres altas y a eliminar la congestión nasal. Debido a los elementos expectorantes que componen esta infusión nos ayudará a respirar mejor. Además es un excelente remedio para aliviar la inflamación en las encías y el dolor de muelas.

Este remedio natural nos ayuda a mejorar nuestro sistema circulatorio reduciendo los niveles altos de colesterol y azúcar en sangre. Además protege nuestro corazón gracias a sus propiedades cardioprotectoras, evitando así, sufrir posibles cardiopatías.

ANTES DE NADA, ¿QUÉ ES LA CEBOLLA?

Es una planta de origen Asiático. Siendo una de las primeras plantas que empezó a cultivar el ser humano. Con el paso de los siglos su cultivo y uso se fue extendiendo por todo el planeta. En la actualidad es un elemento indispensable en cualquier plato gastronómico que se precie, sea del país que sea. La cebolla es un componente indispensable en la dieta mediterránea.

¿CÓMO HACER LA INFUSIÓN DE CEBOLLA?

Para preparar esta infusión tan beneficiosa para nuestro organismo tan solo necesitamos un recipiente para calentar agua. Yo siempre recomiendo una tetera, aunque se puede poner un cazo en el fuego o poner un vaso con agua en el microondas.

INGREDIENTES:

  • 1 cebolla.
  • 1 taza de agua.

PREPARACIÓN:

  • Pelar la cebolla y picarla en trozos muy pequeños.
  • Calentar el agua en un recipiente.
  • Cuando el agua comience a hervir añadir la cebolla picada.
  • Apagar el fuego y dejar reposar 3 minutos tapada.
  • Colar, endulzar con miel o zumo de limón y listo para tomar.

TE PUEDE INTERESAR

PROPIEDADES Y BENEFICIOS DE LA INFUSIÓN DE CEBOLLA

Tomar este remedio natural nos aporta gran cantidad de beneficios al organismo como pueden ser:

CONTRAINDICACIONES CEBOLLA

Infusión de Cebolla

No se recomienda el consumo de esta bebida a personas con problemas digestivos y a las que padecen hipertensión, ya que podrían verse agravados sus síntomas. A las mujeres embarazadas o dando el pecho deben tomarla con moderación debido a que puede provocar acidez de estómago. Esta totalmente prohibido su consumo a personas con alergia a la cebolla. Tomarla en exceso puede generar vómitos y ardores.