Infusión de Cúrcuma

La infusión de Cúrcuma es un remedio para aliviar las digestiones pesadas y las flatulencias. Gracias a sus propiedades expectorantes es muy útil para aliviar episodios severos de asma o bronquitis. Además, es una bebida muy recomendada para tratar la depresión y el estrés ocasional.

Esta infusión nos aporta elementos naturales que nos ayudan a reducir los niveles altos de Colesterol y los Triglicéridos. También protege a nuestro hígado logrando que siga fuerte y sano.

ANTES DE NADA, ¿QUÉ ES LA CÚRCUMA?

Es una planta de origen hindú. Pueden alcanzar 1 metro de altura y su tallo llamado rizoma, que se encuentra enterrado, es muy utilizado por sus grandes propiedades aromáticas. Cuando se muele este tallo se obtiene la especia conocida como cúrcuma, muy común encontrarla en cualquier plato de comida asiática y en la medicina natural de estos países.

¿CÓMO HACER LA INFUSIÓN DE CÚRCUMA?

Para preparar esta bebida tan beneficiosa para nuestro organismo tan solo necesitamos un recipiente para calentar agua. Yo siempre recomiendo una tetera, aunque se puede poner un cazo en el fuego o poner un vaso con agua en el microondas.

INGREDIENTES:

  • Aceite virgen extra.
  • Cúrcuma en polvo.
  • Pimienta negra.
  • 1 taza de agua.

PREPARACIÓN:

  • Calentar el agua en un recipiente con 1 cucharada de aceite.
  • Cuando el agua empiece a hervir añadir 1/2 cucharada de cúrcuma y un poco de pimienta.
  • Apagar el fuego, retirarlo y dejar reposar toda la noche tapado.
  • Colar, endulzar al gusto y listo para tomar.

PROPIEDADES Y BENEFICIOS DE LA INFUSIÓN DE CÚRCUMA

Beber esta bebida natural nos aporta muchos beneficios a nuestro organismo como pueden ser:

  • Proteger el hígado.
  • Mejorar la digestión.
  • Evitar gases.
  • Mejorar sistema circulatorio.
  • Calmar inflamaciones.
  • Reducir colesterol y triglicéridos.
  • Aliviar asma y bronquitis.
  • Tratar estrés y depresión.

CONTRAINDICACIONES CÚRCUMA

Infusión de Cúrcuma

No existen efectos secundarios a la hora de tomar esta bebida natural. En cualquier caso, es recomendable la visita a nuestro medico de cabecera para consultar si podemos tomarla junto a tratamientos para las varices y la mala circulación. Sin entrañar un peligro para nuestra salud.