Infusión de Hinojo

La infusión de Hinojo es una de las bebida más aconsejadas para tratar nuestros problemas con el aparato digestivo. Debido a sus propiedades carminativas es un excelente aliado a la hora de tratar los dolores de estómago, las náuseas y evitar la formación de los indeseables gases.

Consumir esta planta nos ayuda a regular nuestros niveles altos de colesterol, además es un remedio natural contra la impotencia sexual y aliviar los dolores que se sufren durante la menstruación.

ANTES DE NADA, ¿QUÉ ES EL HINOJO?

Es una planta herbácea que puede llegar a medir 2 metros de altura. Sus hojas son de un característico color verde, largas y muy delgadas. Su uso en la medicina tradicional se remonta hasta la antigua Roma, dónde era muy utilizado para tratar heridas por su efecto antiinflamatorio.

¿CÓMO HACER LA INFUSIÓN DE HINOJO?

Para preparar esta infusión tan solo necesitamos un recipiente donde poder calentar el agua. Se puede poner un cazo en el fuego o poner un vaso de agua en el microondas, yo siempre recomiendo una tetera.

INGREDIENTES:

  • 25 gramos de hinojo crudo.
  • Medio litro de agua.

PREPARACIÓN:

  • Calentar el agua en un recipiente.
  • Cuando el agua comience a hervir, agregar el hinojo y cocer durante 5 minutos.
  • Apagar el fuego y dejar reposar otros 5 minutos.
  • Colar y listo para tomar.

Esta infusión la podemos tomar tanto caliente como fría. Para lograr absorber todas sus propiedades debemos tomar 3 tazas diarias y media hora antes de las principales comidas.

PROPIEDADES Y BENEFICIOS DE LA INFUSIÓN DE HINOJO

Esta popular infusión nos aporta grandes beneficios a nuestro organismo como pueden son:

  • Aumentar la libido.
  • Tener efecto saciante.
  • Regular los niveles de colesterol.
  • Reducir la hipertensión.
  • Prevenir enfermedades del corazón.
  • Aliviar los dolores estomacales.
  • Evitar la formación de gases.
  • Tratar los cólicos menstruales.

CONTRAINDICACIONES HINOJO

INFUSIÓN DE HINOJO 

Esta planta contiene grandes cantidades de acetol y anetol por lo que tomarla en exceso puede provocar problemas respiratorios, somnolencia, arritmia cardíaca y hasta alucinaciones. Se prohíbe su consumo a mujeres embarazadas o en época de lactancia, además de niños menores de 12 años. Deben evitar tomarla personas que sufran patologías del aparato digestivo. Tampoco las que sufran de epilepsia o parkinson.